Jump To Content

LearnHub




Introducción al Significado de la Teología



Una Introducción al significado de la Teología

Contenido

Introducción

I. Qué Es la Teología?

A. Origen del Nombre
B. Su Práctica en la Historia
C. La Teología Hoy

II. Se Necesita la Teología?

A. Los Problemas con la Teología
B. La Importancia del Conocimiento

III. Quién Es Teólogo?

A. La Teología Popular
B. La Teología Formal

IV. Cómo Se Hace la Teología?

A. Sus Fuentes
B. Sus Métodos

V. Qué Hago con la Teología?

A. El Uso Personal
B. El Uso en la Iglesia
C. El Uso en la Comunidad Cristiana

Conclusión

Introducción

"Soy teólogo." Esta es la respuesta que yo doy cuando la gente me pregunta a que me dedico. Las reacciones son varias. Algunos parecen aburridos. "Otro teólogo más," piensan ellos. Algunos me toman por algún técnico o ingeniero o me preguntan si se algo de mecánica. Y otros, que saben lo que significa, me miran con o susto o admiración, porque un teólogo es una persona que literalmente estudia a Dios.

La teología es una materia poco conocida fuera de las iglesias Evangélicas/Protestantes y también poco entendida dentro de ellas. Pero es una algo que merece la atención. Cuando termines cada Materia o una o ambas Carreras (Sistema Básico y Bachiller en Teología) verás que ser teólogo no debe ser asunto ni de susto ni de admiración, porque la teología es, en cierto sentido, el deber y la vocación de todos los creyentes.

El programa de la Universidad OnLine en Teología se divide en cinco secciones:

  • Bíblica,

  • Teológica,

  • Práctica,

  • Espiritual, y

  • Misionológica.

Cada sección incluye una cantidad de Materias Teológicas dedicado al tema principal de su sección. Lo que estás leyendo en este momento pretende introducir la segunda sección del programa de la Universidad OnLine en Teología, que se titula, "Teológica."
Pero ¿qué es la teología y como se hace?

I. Qué Es la Teología?

Si vas a estudiar Teología en esta Universidad OnLine sería bueno que sepas lo que es. En esta primera parte quiero que examinemos el origen de la teología, tanto de su práctica como de su nombre. Y así tendrás una definición históricamente fundamentada.

A. Origen del Nombre:

El nombre de la teología deriva de dos palabras Griegas, en cuyo idioma el Nuevo Testamento fue escrito. La palabra Griega "Theov" (pronunciada teós) significa "Dios," y la palabra Griega logiva (pronunciada logía) significa "ciencia, estudio." Combinadas las dos palabras significan "el estudio de Dios." En su forma más sencilla, pues, la teología es el estudio de Dios.

B. Su Práctica en la Historia:

La teología, es decir, el estudio de Dios, es algo que comenzó muy temprano en la historia humana. La reflección humana sobre la existencia y la naturaleza de Dios nunca fue ausente entre la raza humana. ¿Qué provocó a Abel llevar de su rebaño para sacrificar a Dios? Un cierto entendimiento de la importancia de sacrificio y redención. ¿Cómo pudo Enóc caminar con Dios? Seguramente a base de su entendimiento profundo de la voluntad de Dios. Son estas cosas que hacen a uno teólogo.

Pero los grandes teólogos son los que vinieron después en la historia. La composición del Pentateuco fue un acto sumamente teológico, un acto que es atribuido al mismo Moisés. Por lo general, los escritores Bíblicos eran todos teólogos, en cuanto a que sus obras demuestran una reflección profunda acerca de Dios y sus propósitos en el mundo. Los grandes profetas eran todos teólogos. También en el reino de Judá habían ciertos oficiales y levitas que se dedicaron a la enseñanza de las escrituras (2 Crónicas 17:7-9). Esta tradición parece continuar con el sacerdote y escriba Esdras, quien es descrito como uno que


"había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos."
Cuando pasamos al Nuevo Testamento, vemos por igual que los escritores de los libros bíblicos eran los primeros teólogos cristianos, y por sus obras inspiradas, su teología es considerada como la única autoridad para toda otra teología. Por eso la Biblia puede hablar de "la fe, dada a los santos una vez para siempre
" (Judas 3).

Desde entonces, la iglesia cristiana siempre ha tenido hombres y mujeres que se han dedicado a la lectura de las escrituras y su enseñanza entre los hermanos. Desde el principio siempre hemos tenido personas quienes se han dedicado de una forma especial al conocimiento de Dios por su palabra y por su creación. Eran aquellos que salvaron la fe apostólica del error en las controversias doctrinales de los primeros siglos, muchas veces al costo de sus propias vidas. Eran aquellos que despertaron a los creyentes católicos de su sueño profundo en la Reforma. Si no fuera por estos hombres y mujeres valientes, estaríamos en los brazos del padre de la mentira (Juan 8:44). Hoy mismo, al estudiar la palabra de Dios, continuamos esta tradición beneficiosa.

C. La Teología Hoy

Hoy en día la teología es una ciencia bien desarrollada. No únicamente tenemos las escrituras, la teología inspirada por Dios, sino tenemos también las obras de muchos teólogos que han escrito a traves de los siglos, dándonos orientación y perspectiva en los estudios teológicos.
La teología es normalmente dividida en cinco ramas:

  • teología bíblica,

  • teología sistemática,

  • teología práctica,
    teología histórica, y la
    teología filosófica
    .

La primera estudia la Bíblia en sus relaciones históricas. Aquí encontramos las ciencias de exégesis y hermeneútica. La segunda estudia la Biblia sistemáticamente según sus temas principales. La tercera estudia la Biblia en cuanto a sus aplicaciónes prácticas. Es aquí que ubicamos estudios como la homilética, el evangelismo, la consejería pastoral, y la misiología. La cuarta estudia la historia de la iglesia en cuanto al desarrollo de la doctrina y su crecimiento mundial. La quinta estudia Dios según su revelación en la creación

II. ¿Se Necesita la Teología?

Aunque la teología siempre ha tenido su lugar en el pueblo de Dios y la reflexión y exposición de la verdad de Dios merece una posición céntrica en la iglesia de Jesucristo, no podemos decir que la teología está en muy buen estado hoy día entre el pueblo evangélico. Hay varias causas de esto, las cuales veremos en la primera parte abajo. En la segunda parte resaltaremos la importancia de un conocimiento adecuado de Dios basado en la Biblia.

A. Los Problemas con la Teología:

Son pocos los que estudian la teología hoy en estos tiempos modernos. Las razones son varias. Aquí hay algunas que yo conozco. Algunos dicen que la teología divide al pueblo de Dios, y si es simplemente para dividirnos, no vale la pena estudiarla. Sin duda, en la historia de la iglesia, el estudio de la teología ha dividido hermano de hermano y hermana de hermana. Pero al mismo tiempo tenemos que decir que ha dividido la verdad del error. Como dice 2 Juan 7-9:


Porque muchos engañadores han salido al mundo, quienes no confiesan que Jesucristo ha venido en la carne. Tal persona es el engañador y el anticristo. Mirad por vosotros mismos para que no perdáis las cosas en que hemos trabajado, sino que recibáis abundante recompensa. Todo el que se extravía y no permanece en la doctrina de Cristo no tiene a Dios. El que permanece en la doctrina, éste tiene al Padre y también al Hijo.


Aunque la teología puede dividir los hermanos cuando es practicada con orgullo y arrogancia, no es necesariamente así. Además, es muy importante poder discernir entre verdad y error. Sin una teología bien fundada en las escrituras, perdemos la capacidad de discernir la verdad.


Otros dicen: Yo tengo el Espíritu de Dios y no necesito la teología. Es cierto, el que "no tiene el Espíritu de Cristo no es de él" (Romanos 8:9). Es cierto, también que "cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad" (Juan 16:13). Pero podemos tomar por dado que una de las formas en que nos guiará a toda la verdad es por la Biblia. Si la Biblia es la palabra de Dios (y así es), vale la pena estudiarla, entenderla, y proclamarla. Pero esto también es teología. La teología no niega el Espíritu Santo en la vida Cristiana, sino da expresión al mismo Espíritu por medio de la reflexión Bíblica.

B. La Importancia del Conocimiento

La teología enfoca el entendimiento de las escrituras, y es facil de ver la importancia del entendimiento en la Biblia. La palabra "entendimiento" aparece 108 veces en la Reina-Valera, la palabra "conocimiento" aparece 133 veces, y la palabra "sabiduría" ocurre 208 veces. Esto es un total minimo de 449 veces que la Biblia menciona la importancia de tener un buen entendimiento de Dios!


Vamos a ver algunos de estos versículos bíblicos.

El temor de Jehovah es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la disciplina. Proverbios 1:7
El buen entendimiento deriva del temor de Dios. No todo conocimiento es bueno. No todo entendimiento edifica. La verdadera sabiduría comienza con una relación correcta con Dios. Cuando tememos a Dios con un temor bueno y santo, allí comienza nuestro entendimiento. Por otro lado los que no quieren buscar la sabiduría son llamados insensatos por su falta de disciplina.


Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras, Lucas 24:45

Cuando Jesús aparece a sus discipulos después de su resurección, el les abrió la mente para que entiendan las escrituras. Este paso también es clave. Si queremos tener buen entendimiento de las escrituras, Dios nos debe abrir la mente. No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Romanos 12:1


Cuando nosotros estamos en Cristo, él renueva nuestro entendimiento para que podamos comprobar cual sea la voluntad de Dios. En él tenemos redención por medio de su sangre, el perdón de nuestras transgresiones, según las riquezas de su gracia que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría y entendimiento. Efesios 1:7,8


La gracia de Dios se manifiesta en nuestras vidas también en sabiduría y entendimiento. Y ésta es mi oración: que vuestro amor abunde aun más y más en conocimiento y en todo discernimiento,
Filipenses 1:9


En más de una ocasión, el apóstol Pablo oraba por el conocimiento de sus creyentes. Obviamente el conocimiento también juega un papel importantísimo en la vida Cristiana, y es este mismo conocimiento que la teología, bien fundada en la palabra de Dios y guiada por el Espíritu Santo pretende dar.

III. ¿Quién Es Teólogo?

Obviamente, como ya hemos visto, la teología no solo es asunto de intelectuales y eruditos, sino también de cada creyente. Pero eso puede quizás traer confusión. Aquí te presento una distinción sencilla.

A. La Teología Popular:

Todo creyente, e incluso todo no-creyente, tiene algún concepto de Dios. Este concepto puede ser o correcto o erróneo. La forma en que nosotros pensamos de Dios es el producto de una teología. Una teología errónea producirá un concepto erróneo de Dios. Por otro lado una buena teología produce un concepto correcto de Dios. Todos nosotros somos teólogos. La pregunta es si somos buenos teólogos o malos teólogos. Para asegurar que una teología sea buena y correcta, debemos mirar dos cosas:

  • sus fuentes y

  • sus métodos.

B. La Teología Formal

Al lado de la teología popular, hay una teología formal. La teología formal es desempeñada por personas que se entrenan formalmente para ejercer la labor de un teólogo. La teología formal tiene la ventaja de un escrutinio minucioso de los datos Bíblicos y de un control estricto de los métodos de análisis. Esto no es decir que su conocimiento es mejor. Es decir que su conocimiento es más detallado y sistematizado y articulado que lo de la teología popular. Pero al final de cuenta, es uno y el mismo Espíritu que da entendimiento al creyente común y al teólogo profesional. En los dos casos debe haber una confianza y un respeto mutuo en cuanto a la contribución del otro. Como exhorta 1 Tesalonicenses 5:11, "animaos los unos a los otros y edificaos los unos a los otros, así como ya lo hacéis." Y otra vez en Romanos 15:14, "Pero yo mismo estoy persuadido de vosotros, hermanos míos, que vosotros también estáis colmados de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis aconsejaros los unos a los otros."

IV. Cómo Se Hace la Teología?

En la sección anterior, hemos dicho que la única forma de asegurar que una teología sea buena y correcta es controlando sus fuentes y sus métodos.

A. Sus Fuentes:

Si la teología es el estudio de Dios, ¿donde encontramos la información necesaria para conocer a Dios? Aquí nombramos las fuentes de la teología.

1. El Espíritu Santo:

Toda teología correcta es obra del Espíritu Santo. Ya citamos Juan 16:13, donde Jesús promete que el Espíritu Santo nos guiaría a toda la verdad. El Espíritu no únicamente es aquel que nos habla a nuestros corazones, sino también el que nos da entendimiento de las escrituras. Sin el Espíritu Santo, es imposible entender las cosas de Dios. Como dice 1 Corintios 2:14, "Pero el hombre natural no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede comprender, porque se han de discernir espiritualmente." Sin el Espíritu Santo, ninguna teología llegará.

2. La Biblia:

Dios no es un objeto cualquiera, que podamos someter a nuestras investigaciones cuando queremos. El es el Dios altísimo, y debemos depender de su revelación para poder conocerlo y entenderlo. Por eso no hay ningún sustituto de la palabra de Dios escrita en la Biblia. Allí Dios ha elegido darse a conocer. Y es allí que debemos comenzar y terminar nuestra busqueda para la teología verdadera. Todos nosotros conocemos bien las palabras de Pablo a Timoteo en cuanto a este gran libro:


Pero persiste tú en lo que has aprendido y te has persuadido, sabiendo de quienes lo has aprendido y que desde tu niñez has conocido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por medio de la fe que es en Cristo Jesús.


Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:14-17

Toda teología debe enfrentarse con las Sagradas Escrituras. La que corresponda con las enseñanzas allí escritas es buena y saludable, la que no corresponda debe de ser rechazada.

B. Sus Métodos:

Si tenemos el Espíritu Santo en nuestras vidas, y las Escrituras en nuestras manos, tenemos todo lo necesario para hacer la teología. Pero este es el comienzo de la obra, y no el fin. Ahora debemos de asegurarnos de aplicar de una forma correcta lo que hemos recibido. Ahora veremos cinco pasos para hacer la teología.

1. Orar:

Una buena teología siempre comienza con una relación correcta con Dios. Como vimos, "el principio de la sabiduría es el temor de Dios" (Salmo 111:10; Proverbios 1:7). La teología comienza con el reconocimiento de la fuente de toda verdad y la petición para que el Espíritu Santo nos guie en nuestras investigaciones y estudios. Como dice Lucas 11:13, "Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que le pidan?"

2. Leer la Biblia:

No hay sustituto para un buen conocimiento bíblico. Conocer algunos versiculos no es lo mismo que conocer la Biblia. Para entender la Biblia no basta únicamente en conocer los versículos, sino también entender su contexto. La lectura bíblica debiera ser parte de nuestra vida diaria. "Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Hebreos 4:12).

3. Estudiar los Pasajes que Tocan el Mismo Tema:

En la teología sistemática, se estudian las cosas por los temas en particular. Después de elegir un tema a estudiar, vamos en busqueda de los datos Bíblicos para así ir formando nuestro concepto teológico del tema. Con un buen conocimiento del contenido de la Biblia, no nos será dificil traer juntos todos los pasajes que hablan del tema que hemos elegido. Pero ayuda mucho también usar una concordancia para señalarnos todos los pasajes donde el tema es mencionado.

4. Sistematizar las Enseñanzas Bíblicas:


Después de haber estudiado toda la evidencia de la Biblia, normalmente se puede reducir esa evidencia en algunos puntos principales. Por ejemplo, en el estudio de Jesucristo, normalmente hay dos divisiones principales bajo las cuales se agrupan todas las evidencias Bíblicas: su persona, y su obra. Aquí hay que usar la mente para poder organizar bien estas enseñanzas. Muchas veces también podemos consultar las obras de otros teólogos para darnos una orientación y una forma de sistematizar la materia.

5. Enfrentar los Resultados con la Experiencia Cristiana:


Obviamente, los resultados de la teología deben también resonar en los corazones de los creyentes. Una teología que se aleja mucho de la experiencia cristiana probablemente está equivocada. Esto no es decir que debemos establecer una tiranía de los menos entrenados, sino que debemos reconocer que el mismo Espíritu que obra en la mente del teólogo también mora en el corazón del creyente. Si es la verdad la que enseñamos, encontrará afirmación entre los hermanos.

V. Qué Hago con la Teología?

Ahora que tenemoslas fuentes y los métodos para hacer la teología, qué debemos hacer con ella? He aquí tres cuatro esferas del buen uso de la teología.

A. El Uso Personal:

Todo conocimiento de Dios es edificante. Lo más que conocemos de El, meno posibilidades hay de caer en error. Además, un profundo entendimiento de Dios nos da orientación en nuestra vida personal, ayudandonos entender cual es nuestro deber en las variadas situaciones que enfrentamos cada día. Un buen entendimiento de la palabra de Dios puede cambiar una vida confusa e inútil en una vida eficaz y productiva. Como dice el Apóstol Pablo en Colosenses 1:9, "Por esta razón también nosotros, desde el día en que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y plena comprensión espiritual."

B. El Uso en la Iglesia Local:

Pero la teología es más que una actividad personal es algo dado como don para la edificación del todo el cuerpo, que es la iglesia. Mediten en estas palabras:


hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.


Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error; sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.


De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor. (Efesios 4:13-16)


Hay claramente un aspecto del crecimiento de nuestras iglesias que debe también recibir nuestra atención. Es el crecimiento en conocimiento y entendimiento de los propósitos de Dios. Y esto viene por medio del estudio teológico.

C. El Uso en la Iglesia Universal:

Pero nuestras responsibilidades no terminan allí. Sino, cada iglesia debe hacer su aporte a la comunidad cristiana en general. Muchas veces usamos la doctrina para mantenernos separados. Pero una verdadera teología será una que es para todo el pueblo de Dios. Si la teología nos mantiene divididos, no está cumpliendo su función. Con humildad y respeto mutuo, pues, entramos en el foro evangélico para hacer también nuesta contribución al entendimiento de la voluntad de Dios. Porque si tenemos algo de la verdad, estamos obligados a compartirla con nuestros hermanos y hermanas en la fe.

D. El Uso en el Mundo

La teología puede hacer un impacto en el mundo entero. Así cumplimos la gran comisión de Jesucristo de ir por todo el mundo y hacer discípulos.

1. Apologética:

la defensa de la fe contra ataques y errores.

2. Justicia:

la aplicación de lo que es justo y correcto según la voluntad de Dios en todas las esferas de la vida: social, político, económico, etc.


3. Servicio:

que la Iglesia sirve al mundo en obras de misericordia, ayuda, desarrollo, y misión, siempre con la base de una teología bíblica.

Conclusión

Todos nosotros somos teólogos. Tenemos todos la vocación, y más, la obligación de buscar y profundizar nuestro entendimiento de nuestro Dios a través del estudio de su Palabra por medio del Espíritu Santo. Este es el espacio adecuado dónde puesdes estudiar en la Net Teología.


Your Comment
Textile is Enabled (View Reference)